Jewish

La gesta del marrano by Marcos Aguinis

Posted On March 23, 2017 at 8:30 pm by / Comments Off on La gesta del marrano by Marcos Aguinis

By Marcos Aguinis

Show description

Read Online or Download La gesta del marrano PDF

Similar jewish books

Ladino Rabbinic Literature and Ottoman Sephardic Culture

During this pathbreaking ebook, Matthias B. Lehmann explores Ottoman Sephardic tradition in an period of switch via an in depth research of popularized rabbinic texts written in Ladino, the vernacular language of the Ottoman Jews. This vernacular literature, status on the crossroads of rabbinic elite and well known cultures and of Hebrew and Ladino discourses, sheds priceless gentle at the modernization of Sephardic Jewry within the japanese Mediterranean within the nineteenth century.

Music in the Holocaust: confronting life in the Nazi ghettos and camps

In song within the Holocaust Shirli Gilbert presents the 1st large-scale, severe account in English of the position of tune among groups imprisoned less than Nazism. She files a large scope of musical actions, starting from orchestras and chamber teams to choirs, theatres, communal sing-songs, and cabarets, in the most vital internment centres in Nazi-occupied Europe, together with Auschwitz and the Warsaw and Vilna ghettos.

Sukkot Treasure Hunt

Sukkot Treasure Hunt

Hanukkah (On My Own Holidays)

Introduces the Jewish pageant of lighting, or Hanukkah, pertaining to the tale at the back of the vacation and the way it's celebrated.

Extra info for La gesta del marrano

Example text

No quiere venir. —¿No quiere venir?... —Insiste en que es inútil. Que sería peor. —¿Fray Isidro no quiere venir? —repitió Isabel, tan incrédula como el resto. —Dice que no es familiar, ni siquiera dominico. Su intervención complicaría las cosas. —Nos abandona... —tembló Isabel. —Es prudente —justificó la madre—. Ve mejor que nosotros. , con esos ojos de diablo! —exclamó Diego. —¿Hijo! —¿Es un cobarde! ¡Un traidor! El soldado cambió de posición. Los familiares se desplazaron nuevamente hacia él.

Permanecen en silencio. ) agresión del prisionero engrillado. 21 En la casa se expandió el clima de duelo. Por más que Aldonza era cristiana vieja y lo podía atestiguar con holgura, se había unido en matrimonio a un cristiano nuevo que ahora iba a ser juzgado por el Santo Oficio. Sus cuatro hijos portaban sangre abyecta. La vivienda fue rápidamente desmantelada. Fray Bartolomé dirigió con minuciosidad el despojo. Todo reo de la Inquisición insumía gastos —explicó—: viaje, alimentación, vestimenta, y en Lima debía pagarse el mantenimiento de la cárcel, la fabricación y reparación de los instrumentos de tortura, el salario de los verdugos y el costo de los cirios.

Una llave gira. Bajan la tranca exterior. Los pasos se alejan. Francisco palpa el húmedo revoque. No hay ventana, ni poyo, ni mesa, ni jergón. El piso de tierra apisonada, irregular y desnudo, lo invita a sentarse, a esperar. Deberá esperar muchas horas, quizá días. Esperar agachado, ciego e inerme el feroz salto del puma sobre su nuca de burro tenaz. 13 Llegaron a Santiago del Estero antes del anochecer y acamparon a la entrada de la ciudad. El bullicio era semejante al que animaba la gran plaza junto a la ermita de San Judas y San Simón en Ibatín.

Download PDF sample

Rated 5.00 of 5 – based on 30 votes